martes, 7 de marzo de 2017

El feminismo más allá de los memes

Me tomo la libertad de aprovechar este espacio y esta fecha tan próxima al día internacional de la mujer para hablar de un tema que ha generado mucha curiosidad, alegría, indignación; pero, por sobre todo, polémica: el feminismo.

Sé que al leer u escuchar esa palabra muchos de ustedes han levantado una barrera, un bloqueo mental. Y no los culpo, puesto que estamos todos expuestos a lo que llamo "el feminismo de los memes".

Todas aquellas imágenes y chistes en las redes sociales que hacen creer que el feminismo consiste en raparse la cabeza, pintarse el vello de las axilas en colores, no tener descendencia y odiar a los hombres.

Se han reído, lo sé. Porque a mi también se me ha escapado alguna carcajada con las imágenes de tipo "feminista starter pack", o de alguna chica obesa con alguna frase como "no voy a cumplir con el estándar social de belleza" rodeada de alitas de pollo y otras comidas chatarra.

Y se han indignado, también lo sé. Porque a todos nos pareció fatal y llamamos loca a aquella activista radical que abortó a su hijo sólo por ser varón.

Pero, si nos ponemos a pensar, estas cosas que nos hacen reír y/o indignarnos diariamente son contenidos generados por personas que tampoco comprenden bien de qué realmente se trata.

Es contenido generado por personas que vieron a los grupos radicales escribir "mi cuerpa es mía", pero no vieron a las madres de las niñas violadas y embarazadas clamar por justicia.

Ven con odio a aquellas que no desean tener hijos llamándolas "egoístas", "antinaturales", "malditas millennials"; pero ven innecesario el periodo de retiro por maternidad (que te paguen por no laburar mientras estás en tu casa "descansando" con tu crío? Nooo, demasiado privilegio ya!) o juzgan a Fulana, mamá de Fulanito, por dejar sus estudios y trabajar todo el día (así luego como no va a tener un hijo delincuente).

Son aquellos que parecen olvidar que en un 100% de posibilidad laboral, las mujeres tienen un 20% menos sólo por ser mujeres (si no es más).

Sin olvidar que son los mismos que creen que los "piropos" son simpáticos, que el manoseo en una disco está permitido sólo por estar de fiesta, que no se imaginan el miedo de ir caminando sola de noche o ir en un taxi y rogar que tu falda no sea motivo para aguantar todo tipo de acoso.

¿Desde cuándo exigir respeto e igualdad es de "amargados", "radicales", "argeles"? ¿Dónde ha quedado la empatía? ¿Tanto cuesta mirar más allá de nuestras narices?

Feminazis llamaba un periódico a un grupo de mujeres que luchaban contra el racismo, el absolutismo, por el derecho al voto, por una jornada laboral justa; entre otras cosas... 20 años atrás. Y hoy parece que todavía nos cegan los prejuicios, el desconocimiento y la burla a lo que representa el movimiento más inclusivo en la historia de la humanidad.

Sí. El feminismo es un movimiento inclusivo, no de división. No es de casadas contra solteras, universitarias contra amas de casa, ateas contra religiosas, blancos contra negros, ni mucho menos mujeres contra hombres. NO.

El feminismo es un TODOS por un mundo más justo en el que ser diferentes en sexo, raza, religión e ideales no sea motivo para desigualdad en respeto y oportunidades.

Los invito a INFORMARSE, a dejar de juzgar porque sí y a no dejarse cegar por líderes o grupos que intentan vender "verdades absolutas", como anulando nuestra capacidad de crítica y discernimiento.

Y, luego de informarse, los invito a compartir esa información. No para convencer, no para captar "adeptos" al movimiento; sino para sembrar también esa semilla de curiosidad, conocimiento y consciencia crítica en otras personas que en algún momento, al igual que nosotros, fueron bombardeados por una imagen distorsionada del feminismo en aquellos memes de las redes sociales.

martes, 28 de junio de 2016

"Quiero ser hombre"

"Mamá, quiero ser hombre". "Papá, quiero ser hombre". "Porqué no fui hombre". Son solo algunas de las frases que TODAS pero absolutamente TODAS las mujeres hemos dicho alguna vez.

Y es que, en un contexto social como el que tenemos, ¿quién no hubiese querido serlo?.

Desde pequeñas, que no hagamos esto ni aquello porque "no es de nena". No gritar, no patalear, no saltar porque se te va a ver la bombacha bajo la falda. "Sentate bien, comé bien, peinate (CADA 3 MALDITOS SEGUNDOS)". "Portate bien, que te están mirando"...

Hasta los más evolucionados "Así no se viste una señorita", "esas palabras en la boca de una dama", "no te exaltes que te salen las arrugas", "las secretarias no se mueven mucho y ganan algo de plata"... (sí, sé que hay miles de frases peores . Pero si sigo esta lista, juro que me deprimo).

A lo largo de mi corta existencia tuve que tragarme varias veces el hecho de haber nacido 'nena'. Empezando por los primeros años, cuando no podía jugar con ciertos juguetes o ciertos juegos. Cuando me recordaban todo el tiempo que "no le hinche al varón porque podía pegarme fuerte", que si este me molesta no le diga nada porque yo tenía las de perder. Luego, las competencias en las que el varón tenía el apoyo de medio mundo y en el que la chica era objeto de crítica por TODO. Entiéndase esta última palabra en plenitud.

En el recorrido de la vida me encontré con cosas bastante fuertes a los ojos de una persona que cree que todos los seres humanos tenemos el mismo valor y la misma libertad de ser.

Triste ver que un hombre puede salir con cuantas amigas quiera, pero si la mujer lo hace es porque se acuesta con todos sus amigos.

Siempre vemos grupos de chicos caminando por ahí incluso a altas horas, y está bien. La mujer que pasa las 9 de la noche fuera de su casa ya es cualquiera.

El hombre puede gritar desbocadamente ante cualquier partido de fútbol y no pasa nada. La mujer que reacciona ante algo es una incivilizada.

Un hombre puede no bañarse tres días y le importa un carajo al mundo. La mujer que se despeina ya es una dejada que no se tiene amor a sí misma.

El padre le invita al niño la primera cerveza (y las miles que siguen). La mujer que gusta de tomar alcohol es una desubicada.

Cuando un hombre dice lo que piensa o hace lo que quiere, está bien. Hay que respetar la individualidad. Una mujer que salga con un pensamiento o un accionar diferente, fruto del manejo de su propia vida, ya está descarriada y tiene la identidad mal formada.

No hablaremos del sector laboral. Mucho menos de la cultura paraguaya. Me siento mil años antes de haber evolucionado a humanos de las cavernas siquiera.

Con dolor en el alma tengo que seguir viviendo acosos, censuras, prejuicios... Todo porque no puedo ser un ser humano más que orina parado.

Querer tener el control de tu vida, de tus anhelos, de tus acciones, de tus sueños, hasta de tus pensamientos; se vuelve una historia diferente sólo por el hecho de tener ovarios y no testículos.

Lastimosamente me encuentro, particularmente, en un entorno que en vez de evolucionar se encierra más en sus propias ideas. Un medio en el que "el cuento de la igualdad" es sinónimo de trastorno, crisis de identidad. Totalmente lamentable, pero es la realidad.

Este no es un post sobre el valor de la mujer, ni el resultado de una investigación. Son mis sentimientos y pensamientos que vivo como parte de este grupo de seres vivientes tan polémico. Capaz edite o haga una segunda parte de este escrito en algún momento, porque sé que ni la mitad de lo que realmente quiero expresar será digerido por los lectores.

Solo quiero que sepan que tengo una lucha interna porque sueño y tengo como meta contribuir por un mundo en el que una mujer pueda tomarse anticonceptivos sin ser cuestionada; llegar virgen al matrimonio por elección, no por presión; llegue a alcanzar sus sueños, no los que le implantaron; pueda salir a la calle sin miedo al acoso o a la violación; pueda dejar a la persona que le hace mal sin pensar en que debe "cumplir" con un algo; beba una cerveza en un bar, sin que eso signifique que quiera "llamar la atención"; hable sin miedo a parecer "camionera"; haga rock n roll o el estilo que quiera con todo el girl power, sin que la forma en la que se ve sea el 'motivo' de admiración; vista como se le antoje en realidad; exprese sus sentimientos, sus pensamientos, su SER de la forma en la que realmente quiera hacerlo, no en la forma que "corresponde" por ser de género femenino...

Sueño con no escuchar más en la boca de una niña "quiero ser hombre", y que no existan más razones para siquiera pensarlo.

Un abrazo para todas las mujeres que, como yo, hacen el intento de forjar su camino en base a sus ideales (o simplemente de acuerdo a lo que les dicta su corazón). Mi más sincero afecto a todas aquellas que deciden experimentar en la vida y llenarse de experiencias, conocimientos empíricos. Mujeres que saben que tienen tanto derecho de ser en esta vida como cualquier otro ser viviente. A esas que queman las etapas que quieren quemar, y que deciden orientarse a donde el sol les sale más bonito.

viernes, 11 de marzo de 2016

La Libertad Responsable (Ensayo para el CPI)

Saludos cordiales, seres del universo. Este es el post menos planeado en la historia de este blog.

Y es que la historia de su origen se ha dado dos horas atrás en clase de comunicación cuando nos toca, como trabajo final, realizar la producción escrita sobre uno de cinco ítems. Casi irónicamente, el título que más me inspiró es el título de este escrito. Se los presento a continuación:

"La Libertad Responsable" por Alejandra Portillo
La libertad, si la situamos en una escala de valores, podría ser el valor universal más importante. Si bien algunos dirían que el puesto numero uno se lo llevan valores como el amor, la responsabilidad; lo cierto es que la gente estaría dispuesta a perder estos, pero no la libertad.

Y es que, si me preguntan a mí, la libertad lo es todo. Es la oportunidad de darle un rumbo a tu vida. El poder de demasiadas cosas radica en cuan libres somos para desenvolvernos en ellas.

Por ello, es muy importante que las personas comprendan que ser libres viene de la mano con ser responsables. Responsables en todo sentido. Nadie te obliga a fumar, así que esos dientes manchados y ese problema respiratorio son completamente tu culpa. Nadie te obliga a tener sexo (a excepción de casos de violación), así que el hecho de que tus métodos de no concepción hayan fallado y/o te hayas pegado una ETS no recaen en nadie más que en ti mismo.

Podríamos pensar que vivir en el libertinaje (libertad irresponsable) resulta cómodo y divertido. Pero la verdad es que toda acción tiene consecuencias y, tarde o temprano, tendremos que hacerles frente y resolverlas; por nuestro bien y el de otros, ocasionalmente.

Tomar conciencia de que ser libres es una oportunidad automáticamente nos colocará en un sentido de responsabilidad sobre todo aquello que resulte de ella. Por ejemplo: difícilmente alguien que no eligió la carrera que estudia tendrá el mismo desempeño de alguien que se encuentra encaminado a su vocación, a su pasión. Es diferente el espíritu de alguien que trabaja por lo suyo que el de que trabaja para otros. El sentido de responsabilidad, podría decirse, es directamente proporcional a cuanta libertad tenemos sobre X cosa.

Pero, ¿qué pasa con aquellos que no pueden elegir?...¿qué pasa con aquellos sometidos a estilos de vida, formas de vida que no son de su elección?... Creo que plantearlo de esta forma nos hace más conscientes de que la libertad es una oportunidad. 

Si tenemos en nuestras manos la oportunidad de decidir, de darle rumbo a nuestras vidas; tenemos que hacerlo y hacerle frente a todo lo que sea fruto de nuestra libre acción.

Si hay cosas que se nos escapan, con más razón tenemos que sacarle jugo a aquellas sobre las cuales tenemos el control. Y, capaz en cierto tiempo, vayamos ganando terreno sobre aquellas cosas que antes no estaban en nuestro poder.

Siempre que puedas y tengas la libertad/oportunidad sobre algo, aprovéchala. A veces acertarás, otras tendrás que fallar para aprender. Pero, en todos los casos, debes poder armarte de valor y fuerza para afrontar las consecuencias. Ese es el punto. De eso se trata la libertad responsable.

sábado, 12 de diciembre de 2015

Mi discurso de "mejor egresada" que nunca dí (ni voy a dar...)

Queridos compañeros, padres, profesores, todos los presentes; tengan ustedes buenos días/tardes/noches(momento en el que lo leas).

Me siento muy emocionada por este día. No tienen idea de cuánto tiempo imaginé el momento en el que me llamaran para pasar al frente y dirigir unas palabras al público, con motivo de un destaque académico que pocos tienen; y que llenaría de orgullo a mis padres, y a mí misma.

Este es día en el que cierro satisfactoriamente una etapa muy importante de mi vida. Y digo satisfactoriamente, puesto que he vivido un sinfín de experiencias durante estos tres años de educación media en mi querido Colegio Nacional E.M.D. San Roque González de Santacruz que hicieron de mí la persona que soy hoy.

Fue pasando el tiempo. Hice amigos, me uní a grupos, realicé muchas actividades en los espacios que me brindaba la institución; incluso salí a representarlos afuera. Iba aprendiendo, descubriendo, desarrollando tantas cosas. Esa palabra que tanto usa la gente: fui creciendo.

Con el pasar de este tiempo, conocí mejor muchas cosas y a muchas personas. Descrubrí que no siempre la honestidad es lo primero, que si no le caes bien a un profesor este tiene el derecho de hacer lo que se le cante con tu registro académico, que tenés que ponerte nomás a la moda (en todo sentido) o te quedas sin 'amigos', hablar mal a espaldas del otro es LEY, que podes zafar de una mala nota con ciertos 'favores' que no siempre tienen que ver con la materia; entre otras cosas...

Descubrí también que si reclamas algo que no te parece bien, que crees que debe cambiar, que no es así como debe ser; tenés que prepararte para que toda las olas vengan a intentar arrastrarte. Incluso, para que afecten aspectos de cierto peso en tu futuro.

Descubrí que hay personas sin visión, que no harían ni la mitad de tu esfuerzo por mejorar el lugar en el que estás, que no son agradecidas.

Por eso, hoy quiero decirle a todas las personas, a todos los compañeros que quedan en esta casa de estudios; que nunca se cansen de hacer lo que crean correcto, y AYÚDENSE a lograr sus objetivos. He visto muchas cosas. Cosas buenas y malas que sólo fueron posibles gracias a la gente que yace dentro. Y, les cuento, queda arduo trabajo por hacer para que sea real lo que siempre decimos ser: "el mejor colegio". Yo siempre lo he dicho. El colegio San Roque, en sus buenos aspectos, es lo que es gracias a los alumnos. No teman a la revolución, a la rebeldía con causas justas, a cambiar culturas añejas que nos mantienen estáticos en la búsqueda de ser mejores. No abandonen a nadie que lucha por una causa justa, ni permitan a nadie truncar el trabajo de alguien en pos del bienestar colectivo. No den lugar a la mentira. Sean siempre ustedes los que EXIJAN la verdad, empezando por vivir en ella.

A todos aquellos profesores, compañeros, miembros de la comunidad del SanRo; con quienes compartí tan buenos momentos, tantos logros, que supieron ver lo que yo veía en un colegio con tanto potencial y que me permitieron en su medida hacer mi parte para desarrollarlo, muchas gracias.

Y, a aquellos que sólo quisieron tenerme para lo que 'necesitaran', que nunca fueron capaces de agradecer el esfuerzo mío y de tantas personas, que sólo pensaban en su comodidad sin pensar en que también lo hacía por ellos, que sólo querían verme caer con tantas trabas que me ponían, esos que hasta el último intentaron afectarme (y lo lograron de la forma más descarada); muchas gracias igualmente. Porque ahora ya sé con qué clase de personas puedo encontrarme en el mundo, y cómo lograr mis objetivos a pesar de tanta mala onda.

La razón por la cual no soy yo la que pasa al frente a decir estas palabras es simple: no soy mejor egresada. Y no porque no lo quisiera, sino porque se fueron dando tantas cosas que hicieron cambiar la visión que tenía. No me excluyo de la responsabilidad de no haberme esforzado más por alcanzar las máximas calificaciones (aunque muchos de estos no lo lograron precisamente por 'su esfuerzo'), pero no me arrepiento ni un instante de todo lo que logré gracias a no estar encerrada en eso.

Siempre dicen que los colegios "exportan" ciudadanos a la sociedad. Hoy no tengo el orgullo de decir que soy "mejor egresada". No puedo llegar a casa y presentar una medalla de oro a mis padres para que sean felices. Pero soy una egresada que vivió e hizo tanto en 3 años por su colegio, por sus compañeros, por ella misma; y eso es algo que nadie va a quitarme.

La experiencia vivida, lo aprendido y el afecto de quienes supieron conocerme, hoy, vale muchísimo más que cualquier pedazo de papel que podría ser manchado de hipocresía por conseguirlo de una forma que no corresponde.

Sé que es un discurso largo, y capaz el menos esperado. Pero si llegaste hasta acá, te agradezco por dejarme compartirte parte de mi mundo. Si sos un mejor egresado por méritos propios, felicidades!! Ese orgullo es tuyo y mereces disfrutarlo. Si lo sos porque metiste o metieron mano por vos, que triste tu vida de hipocresía. Y, si no sos mejor egresado de ninguna forma, de ahora en adelante no dejes que números te definan, no dejes de lado tu oportunidad de aprender realmente; sino esfuérzate en alcanzar tus sueños y cumplir con el objetivo de la vida: ser plenamente feliz.

Muchas gracias.

viernes, 8 de mayo de 2015

Cuando te conviertes en lo que siempre criticaste...

Cuando vemos algo que no nos agrada o no nos parece, casi instantáneamente sale de nosotros una crítica poco agradable sobre X cosa. 

Si se trata de un adolescente, un joven la historia es peor; porque nosotros poco o nada controlamos si lo que decimos es apropiado, agradable, desubicado o lo que sea(al final, puede ser cualquiera).

Una de las cosas que más he criticado en mi vida es cómo las personas son capaces de ignorar todo a su alrededor por estar concentrados en un celular.

Por años viví la indiferencia de muchos de mis amigos que, estando a mi lado, reían leyendo chats. Y, con el carácter que tengo, nunca dudé en recriminarles eso y exigirles que sean capaces de controlarse por lo menos en frente mío. Realmente hervía cuando estaba en medio de una charla y transcurrido cierto tiempo sus miradas se dirigían hacia su bendito aparato tecnológico. 

Era lamentable ver la cara de muertos de mis compañeros de curso, fruto de estar mensajeando toda la noche hasta las 5 am (o capaz hasta minutos antes del horario de entrada).

En los últimos tiempos, con los smartphones, el tema vino empeorando. Tan difícil es estar todos reunidos sin hacer "check-in" o tomándonos mil fotos "para el snap"?! Es casi imposible.

Siempre que me preguntaban mi opinión al respecto, y hasta un par de veces sin que nadie preguntara, eché pestes por este tipo de actitudes.

Y mirando todas esas cosas, me decía a mí misma "yo NO voy a ser así cuando tenga celular".

30 de abril del 2014. Después de 17 años y 10 meses, adquirí mi primer celular. Un smartphone que compré con plata que tenía guardada desde los 15 y que nunca me habían permitido gastar, hasta ese momento.

Yo me comprometí a ser responsable en su uso. Me recordé a mí misma esas actitudes que tanto odio y me recontrarecordé no ser yo también ser parte de eso.

Y, honestamente, empecé cumpliendo con mis principios: lo apagaba para dormir, lo dejaba en un lugar X cuando tenía visitas en la casa, lo podía dejar tranquilamente en mi cartera mientras estaba en colegio. Parecía que realmente era una joven diferente a todos esos zombies con auriculares...

La siguiente foto que voy a mostrarles no me enorgullece para nada. De hecho, me da mucha verguenza:

No notan algo??

Nada??

Déjenme acercarla un poco...

Esa soy yo. En plena fiesta de San Juan de un colegio. En medio de un grupo de amigos muy queridos y con los cuales no puedo compartir mucho tiempo por diversas razones.

Esa soy yo. Incapaz de soltar mi celular en toda la noche, ni para salir en una foto posterior a la actuación de la banda a la cual fui a apoyar.

Esa soy yo, convertida en lo que siempre critiqué...

Sí. Mi vida se volvió más cómoda en muchos aspectos desde que tuve esa facilidad de comunicación. Pero así también, me volví apegada a mi celular. No me gustaba la sensación de no tenerlo en la mano o en el bolsillo.

Si bien lo usaba para cosas que se pueden considerar productivas (trabajos, coordinar grupos, leer libros u otras informaciones, comunicarme con facilidad, etc.), abusaba en cuán pendiente estaba de él.

Y hablo en tiempo pasado porque desde hace una semana me lo quitaron y no lo tendré hasta mi cumpleaños que, por cierto, es el 30 de junio (lindos 2 meses faltan). Mi padre decretó eso pidiendo que reconsidere mi comportamiento. Me dijo que ese "aparatito" me superó. Y tiene razón.

¿Tienen idea de cómo me siento al ver esta realidad? Me siento alguien débil, alguien que pisó sus propias palabras, incapaz de controlarse, incapaz de volver a pedirle a alguien que deje de ser tan "adicto a su celular".

Antes de tener mi celular, había leído un sinfín de artículos sobre cuantas veces al día las personas revisan sus smartphones, sobre lo pendientes que viven y el daño que eso causa. Al principio, no me daba cuenta de ese problema, pero cuando finalmente me di cuenta ya no podía controlarlo (adicción?). Hasta mis mascotas sufrieron mi indiferencia, fruto de estar tooodo el día en redes sociales o leyendo miles de artículos.

Ahora tengo que explicar con mucha vergüenza el porqué de mi última conexión, porqué no contesto las llamadas y demás cosas.

Realmente espero que, si llegaste hasta esta parte de mi escrito, no tomes a la ligera mi experiencia. No creas que está bien ser así como yo era, como -capaz- vos sos. No creas que porque es "normal" en una reunión estar cada uno con su celular eso sea lo correcto. 

Abusar nunca es bueno, y el abuso del celular es un problema que no solo afecta a los jóvenes. Mil veces he estado en alguna cena con un grupo de adultos que no dejan mirar las pantallas de sus smartphones.

Es lamentable todo lo que uno se pierde por estar sumergido en un mundo que termina cuando tenemos 0% de batería.

Ahora que volví a estar sin celular me propuse trabajar en mí. Procurar ser alguien que no va a morir por revisar una notificación o por no haber visto el último video viral. Y todo esto es MUCHO más difícil de lo que parece, mucho más difícil de lo que pensaba... 

Pero OJO, eso no será una excusa para volver a ser la misma mierda cuando vuelva a tener celular.

Será una lucha constante conmigo misma. Una lucha para tener la fuerza de decir "Ahora duermo. Hablamos mañana". Una lucha contra la distracción que me genera estando en alguna clase. Una lucha contra la presión de sacar yo también mi celular cuando todos están con eso. Una lucha que se repetirá día tras día para no volver a convertirme en lo que siempre critiqué.

lunes, 12 de agosto de 2013

¿Competir o Superar?

Antes de empezar con este nuevo escrito, creo importante definir las dos palabras de mi encabezado.

Competir: luchar, rivalizar entre sí algunas personas por el logro de un fin.
Superar: exceder, ser superior, vencer un obstáculo o dificultad.

Ahora que entendemos sus significados, empecemos..,

David "Dave" Scott Mustaine músico, mejor conocido por ser fundador, líder, guitarrista, vocalista y compositor de la conocida banda de thrash metal MEGADETH y ex guitarrista de Metallica.
Mustaine no tuvo la mejor de las infancias, mucho menos la mejor adolescencia. Cuando por fin se sintió en su lugar fue echado de Metallica. Los chicos lo enviaron en un viaje de 48 hs de regreso a su casa.

"Después de ser despedido de Metallica, todo lo que recuerdo es que quería ser más rápido y mejor que ellos", afirmó Mustaine en una de las tantas entrevista que brindó.
A partir de ese momento, empieza la graan aventura de formar una banda que supere a ese grupo que lo había echado.

Con la alineación hecha(no voy a hablar de todos los cambios ni de la historia en si porque seria muy largo y ese no es exactamente el punto del blog), el arduo trabajo de superar a Metallica era interminable. Megadeth se consolidaba cada vez más en el mundo de la música, pero eso no era suficiente para Dave. Se concentraba más en los logros de Metallica que en los de su propio grupo. A él no le importaba si Megadeth alcanzaba el nº 3 en un Top10, le importaba que Metallica alcance el nº 2 o 1 (por dar un ejemplo de situación). La mira estaba puesta en superar,en ir más allá de lo que era Metallica, en vez de ocuparse en ir más allá de lo que era Megadeth.

Esta conducta lo llevó a sentirse mal, insatisfecho, incompleto, porque nunca lograba del todo su objetivo.

En una oportunidad, Metallica y Megadeth compartieron escenario. Dave señala que fue un día horrible para él. Estaba más concentrado en lo que significaba el otro grupo, su música, su gente y principalmente en la persona que lo había reemplazado.

No fue hasta un tiempo -un largo tiempo- después de todo esto que se dió cuenta que no valía la pena concentrarse en superar a otros, sino superarse a sí mismo.

No necesitaba tener mejores riffs que Metallica, sino mejores que los de su último álbum. No necesitaba cantar mejor que Hetfield, sino mejorar su propia técnica. No necesitaba competir con Metallica, el grupo que lo echó ni a con persona con la que fue reemplazado. Necesitaba superarse a sí mismo.

Me sentí sumamente identificada con esta historia. Soy una persona competitiva (no excesivamente,pero tampoco de una forma leve) y mucho tiempo estuve perdida compitiendo con los demás, fijándome en sus acciones, esforzándome en superar sus últimos logros en vez de mejorar los míos. 

Somos muchas las personas que nos encontramos en este tipo de situaciones. Nos perdemos en la lucha de competir con los que tenemos al lado en vez de mejorarnos y superarnos a nosotros mismos.

No tenemos que romper el récord de alguien más que no sea el nuestro. No tenes que ganar más dinero que otros, sino más de lo que estas ganando ahora. No tenemos que superar el puntaje del último examen de nuestra compañera; sino subir el nuestro.

Siempre habrá gente con más y menos que nosotros. ¿Enserio quieres perder el gusto de la vida detrás de competencias interminables con los demás o sentir lo gratificante que es haberte superado a ti mismo?

Nunca vamos a sentirnos plenos y satisfechos compitiendo con los demás. Pero estoy completamente segura que nada es más gratificante que haberte superado a ti mismo, cosa que nadie más que tú podrá hacer...

viernes, 2 de agosto de 2013

Hazlo y punto.

Aquí después de mucho vuelvo a escribir en este maravilloso espacio que me ofrece internet para compartir mis pensamientos con el mundo.

Vuelvo a darle clic a "nueva entrada" para poder redactar algo que quedara siempre guardado aquí. Algo que de estar solo en mi cabeza estará registrado para siempre(o hasta que caiga internet,whatever...).

Hace no mucho una amiga que leyó mi blog me pidió consejos y para redactar el suyo. Ella tenia mucho miedo de escribir, de dar a conocer lo que ella pensaba y tenia guardado a punto de estallar. Manifestó que hace años tenia ese deseo, pero que nunca se había animado hasta leer mis escritos.

¿Tienen una idea de como se siente eso? Muchos tal vez no, otros sí. Pues, les diré: se siente GENIAL! Es tan satisfactorio saber que tus pensamientos son compartidos, que le han servido a alguien y que te digan "sos un buen ejemplo para mi".

Tanta "babosada",como dirían algunos, contenida en tu cabeza puede ser algo importante y de influencia en otras personas. Tanto cuestionamiento que tengas para algo o alguien puede ser de gran impacto. Y las cosas que llegaremos a hacer ni que decir...

De ser bailarines de ballet a ser unos rudos metaleros(jajaja,lo siento,es un termino que suelo usar), de ser flojos a ser aplicados y disciplinados, de ser pintores a DJs ¿Cual es el problema? Si no estás haciendo nada malo, si estas cómodo, si sientes que puedes hacerlo bien, ¡adelante! No hay excusas para no seguir y hacer algo en lo que eres bueno.

Es bastante común que sintamos miedo e inseguridad cuando nos queremos lanzar a algo nuevo, a algo poco convencional, poco común, algo que no esta muy bien visto que digamos por nuestra sociedad; pero está en nosotros mostrar el lado bueno de las cosas y lo buenos que somos haciendo dichas cosas.

Cuando decidí hacer este blog no quise etiquetarlo en ninguna de las opciones que trae google(viajes,paisajes,historia,música,blablabla..). Nunca me gustaron las etiquetas porque creo que simplemente no deberían existir. Nada ni nadie es una sola cosa. Es, SOMOS una mezcla que nunca terminaremos de conocer por completo.

De dicha mezcla conoceremos componentes(ok,mejor lo hago menos químico); conoceremos lados y lados de lo que somos y de lo que son las demás personas. Alguien que no es muy bueno en artes puede serlo en matemáticas. Otros que no son muy buenos en deportes pueden serlo dibujando, bailando, tocando algún instrumento(que se yo..) Solo debemos conocer nuestro lado, nuestro punto fuerte y explotarlo al máximo y sin miedo!!

Me preguntaron muchas veces si no me daba miedo, vergüenza, si no sentía que era una "pelada" hacer este blog ¿Mi respuesta? Obviamente que no. ¿Por que? Porque considero que soy buena en esto y me gusta.

Siempre te van a criticar. SIEMPRE y en TODO. Que si no te vestís bien, que si escuchas cumbia/metal/clásico/bolero/pop(whatever...), que si escribís un blog con inútiles pensamientos de una niña de 16("qué va a saber de la vida una niña de 16 años?!?!?"), entre otras cosas que muchas veces nos bajonean y hasta llegan a quitarnos las ganas de hacer algo.

Pero debemos saber que esas personas que nos están criticando, bajoneando y tirando mala onda son esas personas que,tal vez(y en la mayoría de los casos),son esas que quieren hacer lo mismo que vos u otra cosa y se acobardan frente a cualquier cosa.

Solo sigue en pie y mantente fuerte en tus convicciones. Y, quien sabe, capaz no ganas nada y seas la burla de esta cuadrada sociedad; o tal vez seas todo lo contrario e inspires a muchas personas.

NUNCA pierdas un segundo para aportar lo que eres/tienes para el mundo. Porque,como dice una gran canción; "Tu dices que soy un soñador, pero no soy el único...".

Todos somos diferentes, pero más iguales de lo que imaginamos.

Si lo que dijiste para alguien fue(por ejemplo) demasiado idealista, fantástico e imposible para otro puede ser justo lo que estaba esperando oír.

Tienes ganas de mostrarle al mundo quien eres y en que eres bueno? ADELANTE! Ve, hazlo y punto.



PD (para no perder la costumbre) : Ingresé a un concurso de canto! Estoy bastante feliz y con las pilas mega-recargadas para mostrarle a la gente lo que se hacer y amo. Se transmitirá los días sábados de 15 a 18hs por Canal 4 TVCSA.
Mucha gente me dijo que no lo haga, que sería una pérdida de tiempo y una pelada. Otros que vaya y gane lo que haya que ganar.
Siendo sincera no comparto ninguno de los puntos, solo quiero ser parte de este proyecto, demostrar mi talento y disfrutar de este nuevo emprendimiento. Quizás pierda y no cambie en nada mi vida. O quizás gane no necesariamente el concurso, sino experiencia, reconocimiento y amigos. Deseenme éxito!